Esto podría ser perfectamente la segunda parte de nuestra entrada de la semana pasada, en ella te decíamos qué tipos de redes hay, para qué sirven y la importancia que tiene saber escoger. Ahora te damos 10 consejos sobre qué debes y qué no debes hacer cuando ya has decidido empezar en las redes sociales:

1. El que mucho abarca: Valora los recursos que tienes, el tiempo y el personal, es preferible llevar 1 sola red bien que llevar 3 mal y a destiempo. La mayoría empieza abriendo Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin, etc y no consigue llevarlas todas al día por falta de tiempo, mejor comienza por una página y ve aumentando cuando te veas preparado.

2. No dejes para mañana: Establece un plan de marketing, aunque sea de la manera más simple, hazlo, organiza qué y cuándo lo vas a publicar y luego mide las estadísticas para saber qué funciona y qué debes cambiar.

3. Donde dije digo: La imagen de marca es clave, si tienes varias redes es importante que muestres la misma en todas para que no se creen desajustes ni malos entendidos con respecto a los valores de tu marca.

4. Al pan, pan: Adapta las publicaciones a cada red social, reajusta la idea para que esté en concordancia con el tipo de público de cada canal. Asegúrate de que las actualizaciones de Twitter no quedan cortadas por copiarlas de Facebook y ser demasiado largas, no uses hashtags en Facebook, etc.

5. Más vale tarde: Aprovecha las herramientas a tu alcance para transformar tu página profesional en un canal de atención al cliente, contesta a las preguntas y los comentarios de los usuarios y ofréceles tu ayuda, así generarás confianza pues ven que te preocupas por ellos.

6. En casa del herrero: No te dediques a hablar única y exclusivamente de tu marca y tus productos, ofrece algo más, cosas que tu público necesite, no sólo novedades y promociones de tu empresa, porque raramente la publicidad mantiene atentos a tus seguidores o hace nuevos. Ofrece contenidos de calidad, la regularidad es importante pero no lo es todo.

7. A lo hecho: No borres nunca comentarios por negativos que sean, asume las críticas e intenta darles la vuelta, dialoga con el usuario para saber cuál es el problema e intentar solucionarlo, un cliente descontento que acaba retractándose es mucho más positivo que eliminar su rastro, pues en internet difícil es callar a una persona enfadada, y si en vez de esconderla la sacas a la luz con una sonrisa, todos saldréis ganando.

8. A grandes males: Plantéate el caso de que sufras una crisis de reputación online, por un troll o por una campaña que te desprestigia, piensa como podrías solucionarlo, crea un plan de reacción para evitar quedarte bloqueado en el peor momento.

  1. Un grano no hace granero: Implica a todos los empleados de tu empresa, especialmente cuando tengas perfil en Linkedin, pues podrán hacer mucho más aparte de comentar y compartir las publicaciones.
  2. Obras son amores: Si no valoras bien tu tiempo, ni lo organizas, inevitablemente tus redes acabarán abandonadas, sin actualizar con la frecuencia y los contenidos adecuados, ofreciendo así una imagen negativa como empresa.

Las redes sociales no son el juguete de tus hijos, primos o vecinos. Una buena estrategia Social Media auna comunicación, atención, atracción, confianza y conversión, lo que se traduce en ventas e imagen. Tómatelo en serio.

Si no tienes conocimientos sobre las redes sociales ni tiempo para adquirirlos o para llevarlos a la práctica, no te agobies y acude a profesionales, en myGruu trabajamos para que tú y tus clientes seais felices, no dudes en contactar con nosotros

Cristina Santos

Cristina Santos

Social Media Manager

Únete a nuestra tribu, marketing para emprendedores

Si eres autónomo o tienes una pyme y estas iniciandote en el mundo digital, síguenos y te mostraremos como avanzar.

Gracias, ahora ya formas parte de myGruu